Carrito
No hay productos en el carrito

¿Es malo dormir con tapones? ¿Ayudan a conciliar el sueño?

¿Es malo dormir con tapones? ¿Ayudan a conciliar el sueño?

¿Es malo dormir con tapones? ¿Ayudan a conciliar el sueño? ¿Qué más hay que tener en cuenta para dormir bien?

Contestamos a estas preguntas en este post. Hemos recabado la opinión de los especialistas del descanso y seguro que te nuestros consejos te van a venir de perlas.

España es un país ruidoso. Más ruido cuanto más grande son las ciudades, claro. Pero ni más ni menos que otros países de nuestro entorno. Vamos, que estamos en la media de países ruidosos.

Es evidente que el problema va por zonas. Si vives en el interior de una zona de ocio, puede que lo pases mal. Si estás en una zona costera de moda, seguro que no puedes conciliar el sueño.

Además, hay personas mucho más sensibles a los ruidos que otras. Las hay que nada les molesta y las hay que el zumbido de una mosca las desvela.

Dormir con tapones puede ser una gran ventaja para este segundo grupo, sin duda.

Pero, ¿es malo dormir con tapones?

La respuesta es contundente: NO. En absoluto es malo dormir con tapones. No conlleva ningún riesgo para tu salud tal y como seguro que has leído en algún que otro artículo.

Ahora bien. No tendrás problemas siempre y cuando cumplas con las normas que indican los fabricantes.  ¿Y cuáles son esas normas? Las vemos enseguida.

1.      La higiene

Es una obviedad pero debes cuidar la higiene de todos tus objetos personales, y los tapones lo son como lo son los pijamas que utilizas para dormir o las sábanas que colocas en la cama.

Los tapones para dormir son reutilizables así que no hay más remedio que lavarlos con frecuencia con agua y jabón.

Durante el día ten la precaución de guardarlos en su caja original lejos de virus y bacterias. La higiene personal es básica en todos los productos de tu uso personal y los tapones lo son, claro. Te los pones en los oídos y durante varias horas al día.

2.      Evitar la acumulación de cerumen

Debes evitar la acumulación de cerumen en tus oídos. El cerumen es una sustancia natural que lubrica y protege tu canal auditivo. Es decir, cumple una importante función.

Pero hay que tener cuidado porque al ponerte los tapones para dormir este cerumen te puede presionar el tímpano y corres el riesgo de que se dañe. Hay un riesgo todavía más grave y este es que si no tienes cuidado puedes perder audición.

3.      Tapones para dormir con el tamaño adecuado

El tamaño importa. Siempre importa. Tanto en los tapones como en la talla de tu pijama de invierno, una talla que facilite tus movimientos, ni muy holgado ni muy ceñido.

Pues lo mismo ocurre con estos tapones si quieres conciliar un sueño reparador. Si los compras muy grandes te pueden producir dolor. Es obvio porque al dormir de lado, que no deja de ser la postura más habitual, todo el peso se apoya sobre un lado.

En cambio, si son muy pequeños es posible que no cumplan con su función, la de amortiguar los ruidos que provienen del exterior. Existe también el riesgo de que se cuele hacia el interior y necesites ayuda para quitártelo.

4.      Quítate los tapones para dormir con suavidad

Si te los sacas muy rápido o de una manera muy brusca produce lo que se llama el efecto vacío en el interior del canal auditivo y puede ocasionar ciertos daños en el tímpano. Así que hay que sacarlo con mucha suavidad.

Una precaución que puedes tener es presionar ligeramente el tapón antes de que te lo quites y de esta manera evitarás ese efecto vacío que te acabamos de explicar.

5.      Lo mejor, acudir a un especialista

Como siempre que hablamos de salud (y el descanso es salud, sin duda) lo mejor es acudir a un especialista y que nos indique cuál es la mejor manera de colocarse los tapones para dormir, que nos indique el tamaño y, de paso, que te haga una exploración de tu canal auditivo.

Otros consejos para dormir bien

Los tapones para dormir son una muy buena solución para dormir bien si vives en una zona con una alta contaminación acústica.

Pero debes tener en cuenta otros aspectos.

En primer lugar, la temperatura de la habitación. Es importante que esté a unos 23 grados tanto en verano como en invierno.

Presta atención a lo que llamamos el “equipo de dormir”. Por equipo de dormir nos estamos refiriendo a buenos colchones (que no tengan más de diez años y que se adapten perfectamente a tu cuerpo) y buenos somieres porque sin un buen somier el colchón pierde efectividad.

Mucho mejor dormir con pijama. Siempre sentirás más protección y es mucho más higiénico. Pijamas de invierno para las noches más frías y pijamas de verano para las más calurosas. Comprueba que tus pijamas estén hechos de algodón porque el algodón es la fibra natural que mejor cuidad de nuestra piel.

Y pon de tu parte

Más cosas. No basta con tapones y un buen equipo de dormir. Has de poner algo de tu parte para dormir las horas que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Por ejemplo, cenas ligeras y nada de alcohol. Mantener una alimentación saludable siempre ayuda a dormir, como también ayuda el hecho de que hagas ejercicio a diario.

En definitiva. Dormir con tapones no es malo si los necesitas, si vives en una zona muy ruidosa y eres sensible a los ruidos. Pero siempre ten en cuenta los consejos que te hemos ido dando a lo largo de este post.

¿Duermes con tapones? ¿Vives en una zona muy ruidosa y sin tapones no puedes conciliar el sueño o hay otras razones para que te los pongas? No dejes de contestarnos a estas preguntas en la sección de comentarios que verás un poco más abajo.

¿Te ha gustado lo que te hemos contado en este post? ¿Qué tal si lo compartes por tus redes sociales? Estaríamos encantados de que lo hicieras.

 

Publicado el 17/6/2021
RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.171 segundos